domingo, 28 de julio de 2013

Attention Deficit - Attention Deficit (1998)



Conocimos a Michael Manring allá por los años ochenta cuando era el músico de apoyo clásico del sello Windham Hill en el que su bajo solía aparecer como complemento en las grabaciones de William Ackerman, Michael Hedges o como miembro del grupo Montreux. Por supuesto, también editó sus propios discos en solitario y sus colaboraciones se extendían a otros artistas del ámbito de la “new age” fuera de Windham Hill como fueron los casos de Suzanne Ciani o Paul Machlis.

Sin embargo, los gustos musicales de Manring no le han permitido estancarse en un sólo género y desde aquellos ya lejanos comienzos, ha experimentado con todo tipo de estilos aprovechando su capacidad con el bajo que le ha convertido en uno de los cinco o seis mayores exponentes del instrumento en la actualidad. Manring vive habitualmente en San Francisco y de ese mismo lugar procede Alex Skolnick, guitarrista de la banda Testament durante los años ochenta y los primeros noventa. Tras dejar la banda fundó su propio grupo, Savatage y por esas fechas intervino en dos cortes de “Thonk”, el disco más radical hasta el momento de Manring, aparecido en 1994 y que llegó a ser calificado como el primer disco new-age-trash metal-fusión de la historia. Poco después, en 1997, Skolnick reclutó a Manring para su grupo The Skol-Patrol y un año más tarde se convirtieron en Attention Deficit con la incorporación del batería Tim Alexander, antiguo componente de Primus.

Attention Deficit sólo publicaron dos discos pero ambos son grandes trabajos en los que se combina el virtuosismo instrumental con una inusual efervescencia de ideas. A simple vista es difícil imaginarse a qué sonaría un grupo formado por músicos de procedencias tan diversas aunque la crítica suele compararles con los instrumentales de Frank Zappa o los discos del que fue su batería, Terry Bozzio, en compañía de Tony Levin y Steve Stevens, quizá por la coincidencia en la configuración de ambos tríos. Nosotros encontramos similitudes también entre la música de Attention Deficit y la de los King Crimson de aquellos años pero será algo que desgranaremos como de costumbre en el comentario del disco corte por corte.



“ATM” – Hay tres cortes en el disco cuyo título esta formado por las iniciales de los nombres de los músicos en distinto orden. El primero es el que abre el trabajo y en él, es protagonista la batería que compone una interesante marcha entre voces de radio y las primeras florituras de Alex Skolnick a la guitarra. En la segunda mitad del tema entra el bajo de Manring para cerrar una introducción muy contenida, alejada de exhibicionismos.

“An Exchange of Niceties” – El bajista se toma la revancha adoptando un papel dominante en el siguiente corte en el que la guitarra nos lleva por pasajes que delatan una sólida influencia de los King Crimson de los noventa. Un tema intenso y conciso así como también breve, lo que es una constante en el disco.

“Scapula” – La guitarra adopta un papel rítmico casi funky para ceder a la sección que habitualmente debería ejercer esa tarea el protagonismo del corte, no sin mostrar algunos ramalazos de destreza técnica a lo Van Halen aunque siempre por debajo de un sensacional Michael Manring, dominador de los distintos tipos de bajo que aparecen en la pieza.



“Snip” – Brevísimo corte a modo de transición consistente en un sólo de bajo a cargo de Manring característico del músico.

“It’s Over Johnny” – Entramos en territorios más duros y ahí es la guitarra eléctrica la que manda con un marcado trasfondo “blues” alrededor del que se construye un extenso solo al alcance de muy pocos.

“TMA” – Sin solución de continuidad entramos en la siguiente pieza que conserva el estilo de la anterior, tornándose, si acaso, en una improvisación más libre y ajena a formas convencionales.

“Fly, Pelican, Fly” – Enlazada con la anterior se encuentra esta larga transición casi ambiental que, ignoramos por qué, en su primera parte nos trae a la cabeza el “Matte Kudasai” de King Crimson a pesar de ser piezas con poco en común aparentemente. Hay más momentos crimsonianos a lo largo del desarrollo de la composición que se revela como una de las más interesantes de todo el disco.



“Febrile” – Giro radical hacia un poderoso instrumental rock con guiños más duros y un Michael Manring desatado mostrándose como lo que es: un bajista superdotado.

“MAT” – Tercero y último de los títulos acrósticos y turno de nuevo para la batería como intérprete principal. Resulta complicado hacer de ese instrumento el protagonista de un tema y que este no resulte plomizo y cargante pero nuestro trío lo consigue sin problemas en un tema, una vez más, notable.

“Wrong” – Nueva transición breve cuajada de efectos marcianos y juegos de sonido sin mayor intención que la de transportarnos hacia la siguiente etapa del viaje.

“The Girl from Enchilada” – El funk, el jazz y el blues son los elementos que se juntan en esta composición que pasa, en nuestra opinión, por ser otra de las más destacadas del trabajo. Parece mentira que sólo sean tres instrumentos los que suenan porque, en ocasiones, creemos oír sintetizadores y demás efectos que proceden, en realidad, de los diversos bajos y pedales de Manring.

“Merton Hanks” – Nueva transición en clave de jazz-rock que haría las delicias de los seguidores de Porcupine Tree, especialmente de sus trabajos más experimentales como “Metanoia”. La versatilidad del trío sigue sorprendiéndonos a cada tema.

“III Fated Conspracy” – Enlazando con los últimos compases del corte anterior entramos en un segmento oscuro e inquietante que nos prepara para la recta final del trabajo. Ambientes oscuros y tensión a raudales antes de comenzar la despedida.

“The Blood Room” – Un comienzo funk esconde otra intensa pieza experimental y arriesgada en la que nuestros tres músicos disfrutan y nos hacen disfrutar de una intensa libertad creativa que, quizá si fueran más populares no se podrían permitir. Se lo agradecemos profudamente.

“Festivus” – De nuevo, tenemos una transición que no llega a los 20 segundos de duración y que nos lleva hasta el siguiente tema.

“Khamsin” – Aunque la lista de cortes del disco llegue a los 18, lo cierto es que, integrando las transiciones como introducciones de la siguiente pieza habría quedado un “tracklist” de ocho o nueve cortes más coherente y sencillo de comentar. “Khamsin” es otra composición experimental con ese bajo circular omnipresente de Manring acompañando las evoluciones de sus compañeros

“Lydia” – De no ser por la ácida guitarra de Skolnick, el tema podría pasar por uno de los amables instrumentales de los discos de Manring en Windham Hill: música agradable, bien construida y mejor ejecutada. Todos los temas del disco aparecen firmados por el trío pero sospechamos que la referencia femenina del título y el estilo de la pieza son demasiado personales para haber sido escrita a seis manos.

“Say Hello to My Little Friend” – Para poner punto y final al disco, nuestro trío endurece de nuevo su propuesta con un giro hacia propuestas neo-progresivas. Un despedida a la altura de un gran disco, muy poco conocido.


El heavy metal fue durante muchos años, especialmente tras la decadencia del rock progresivo a principios de los ochenta, el refugio para los músicos más virtuosos de la escena rockera. El lugar en el que poder explayarse con libertar y construir solos estratosféricos y estructuras más complejas que las del pop de las radiofórmulas. Aunque nunca llegó a ser un género mayoritario, se expandió creciendo y subdividiéndose en infinidad de estilos que, inevitablemente, terminaron por fusionarse con otros nuevos. Alguna de esas vías de evolución terminaron por juntar el metal con el progresivo dando lugar a alguno de los grupos más interesantes de las últimas décadas. Si os interesan este tipo de sonidos, con una cierta base “metalera”, desarrollos progresivos y elementos de jazz, funk y otras músicas, creemos que Attention Deficit es un grupo que os puede entusiasmar. Aunque en su corta trayectoria apenas alumbraron dos discos muy minoritarios, aún es posible adquirirlos por ahí. Os dejamos un par de enlaces para hacerlo:


grooves-inc.es


Nos despedimos con una pequeña "masterclass" de Manring explicando lo que él llama "hyperbass":

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...