miércoles, 10 de octubre de 2012

Pet Shop Boys - Elysium (2012)



En el blog tenemos por costumbre el intentar mantener un cierto equilibrio en los contenidos de modo que aparezcan con regularidad discos clásicos en su estilo pero también novedades recientes, todo ello mezclado con apariciones de artistas que aún no habíamos tenido tiempo de presentar por aquí. En el capítulo de novedades toca reseñar hoy el último trabajo de Pet Shop Boys, publicado hace escasas semanas: “Elysium”. En la mitología griega, el Eliseo (o los Campos Elíseos) eran el lugar donde reposaban los grandes guerreros y los hombres de bien tras la muerte. No se suele comentar cuando se habla de los discos de Pet Shop Boys pero en su mayoría, suelen ser trabajos conceptuales y, en cierto modo, éste último también lo es y todos los temas giran alrededor de la idea de la muerte en sus acepciones más amplias.

El disco es algo desconcertante tras las primeras escuchas y esto lo podemos verificar leyendo algunas de las primeras críticas de los medios más importantes. Generalmente son buenas pero en unos casos se destacan unas canciones que son precisamente las denostadas por otros medios y viceversa. Si en trabajos anteriores había una cierta unanimidad en cuanto a los puntos fuertes y flojos de cada disco, ahora la discrepancia es total. El crítico de “Now” señala la canción “Hold On” como una de las mejores del disco mientras que para el del “Independent” es la peor con diferencia. Por lo general, todos los medios coinciden en una cosa: el disco tiene dos o tres grandes canciones y el resto, sin ser malas, está lejos de aquellas aunque a la hora de señalar esos grandes momentos, todos discrepan. Como se verá más adelante, nosotros también lo haremos ya que nuestra favorita no ha sido mencionada en ninguna crónica que conozcamos como una de las mejores canciones del disco.

En sus últimos trabajos, el dúo formado por Neil Tennant y Chris Lowe ha cambiado de colaboradores constantemente buscando productores distintos para experimentar con nuevos sonidos y acabados distintos para sus canciones. Cuando se anunció que el nuevo disco se iba a grabar en Los Ángeles con Andrew Dawson (productor de grandes artistas de hip-hop como Lil Wayne o Kayne West) a muchos seguidores se les encendieron todas las alarmas. Lo que no siempre se contaba es que Dawson tiene una extensa formación clásica y también jazzistica de la que siempre ha hecho buen uso en sus producciones. En cualquier caso, Neil Tennant aclaró pronto que no iba a haber nada de hip-hop en el disco, ni siquiera en forma de colaboración. Participan en “Elysium” además de los integrantes del dúo una extensa sección de cuerda y varios vocalistas para los coros.


Reciente imagen promocional del dúo.


“Leaving” – En el breve espacio de doce meses, entre 2008 y 2009, Neil Tennant perdió a sus padres. Con ese hecho en mente, el dúo escribió en 2010 los primeros esbozos de esta canción que, originalmente, iba a llevar el título de “Heaven”. Una vez en el estudio, la letra cambió bastante aunque la parte instrumental escrita por Chris iba a mantenerse prácticamente igual. El texto final hace referencia a la pérdida, pero no a la de un familiar o a la de una persona concreta sino a algo más genérico. En lo musical, el tema comienza con un ritmo muy marcado y una línea de bajo que nos remite a los primeros discos del dúo. Un estribillo coral abre la canción antes de que la voz de Neil, ligeramente tratada por medios electrónicos comience a recitar el texto. Los samples de guitarra y de voces que aparecen en el segmento medio del tema nos vuelven a recordar a momentos de “Please” o “Actually”, lo que no es necesariamente malo pero tampoco es exactamente lo que esperábamos de un disco nuevo de Tennant y Lowe. Comprobaremos que no es el único tema con un sonido cercano al de los inicios del grupo.

“Invisible” – Como siempre ocurre en el caso de Pet Shop Boys, éstos (principalmente Neil) suelen dar todas las explicaciones necesarias sobre el origen de cada canción que, en la mayoría de las ocasiones, surge de una anécdota, de una frase escuchada aquí o allí. El origen de “Invisible” está en Berlín, cuando escucharon a una mujer comentar que “a partir de los 45, al entrar en una habitación pareces invisible”. Esta situación se puede extrapolar a muchas otras y no faltan quienes han apuntado que esto puede tener que ver con la escasa repercusión del single de presentación del anterior disco del dúo, que apenas tuvo presencia en las radios en su momento. El envoltorio de esta letra llena de tristeza no podía ser otro que una de las clásicas baladas del dúo que combina su sonido más clásico con elegantes arreglos electrónicos en lo que sería una actualización de temas como “To Face the Truth”.

“Winner” – La elección más obvia como single, teniendo en cuenta que en las fechas del lanzamiento del mismo estaban próximos a comenzar los JJ.OO. de Londres y que Pet Shop Boys iban a estar presentes en las ceremonias asociadas al evento. Sin embargo, puede que no todo sea tan evidente como parece. Comentan sus autores que la canción fue escrita durante la gira de 2011 en la que Pet Shop Boys hicieron de teloneros de Take That. Escuchando a estadios repletos corear uno de los más populares himnos del grupo, “Greatest Day”, Chris sugirió la posibilidad de escribir un tema con un aire similar. Alguien comentó algo sobre otro clásico himno de estadio como era el “We Are the Champions” de Queen y Neal recordó cómo siempre había odiado un verso en particular de esa canción: en que indica que no es el momento de los perdedores y se planteó darle la vuelta al sentido de aquel texto afrontando la victoria como algo a compartir. De no ser por la referencia a Take That es probable que no hubiésemos advertido la relación pero una vez que conocemos el episodio, no podemos evitar pensar que la canción habría funcionado perfectamente dentro del repertorio de la famosa banda de Robbie Williams, gran amigo del dúo, por otra parte.


“Your Early Stuff” – En palabras de Neil, la canción trata sobre las cosas que han oído a lo largo de estos años en los taxis. Más en serio, nos habla del paso del tiempo y de cómo afecta eso a un artista, especialmente cuando alguien les comenta cosas del tipo de: “hey, me gustaba mucho vuestro disco Actually” o “mi madre escuchaba vuestra música a todas horas”. En suma, a una inevitable realidad en la carrera de todo artista en la que los seguidores siempre toman como referencia su material más antiguo y no le prestan demasiada atención al nuevo. Recordemos que Neil ha cumplido ya los 58 años y Chris tiene 53 desde la semana pasada. En lo musical es una de las piezas más extrañas del disco. Con un leve apoyo de sintetizadores, Neil canta casi a capella en el comienzo del tema. Poco después entra una base rítmica muy particular que sigue presente a lo largo de toda la canción que es casi un mantra que Tennant repite una y otra vez.

“A Face Like That” – Una canción que entraría en la categoría de las letras irónicas acerca de la belleza y de todas las puertas que abre a una persona, independientemente de su talento en muchas ocasiones. Podemos afirmar que sigue la senda de la legendaria “Opportunities”. No nos extrañaría que se convirtiera en uno de los hits del disco, algo que habría hecho sin lugar a dudas si éste hubiera sido publicado en 1986 y es que el tema tiene todas las características de la música del dúo en aquella época. Los largos pasajes instrumentales que adornan la pieza harían que la canción encajara como un guante en cualquiera de los trabajos de la serie “Disco”. Sorprende saber que Tennant y Lowe se desplazaran a Los Ángeles para grabar esto ya que el sonido apenas muestra alguna diferencia muy sutil con respecto al que tenían 25 años atrás. De cualquier modo, creemos que es uno de los puntos fuertes de “Elysium”.

“Breathing Space” – Es curioso como un dúo tan bien avenido en lo artístico y en lo personal como son Pet Shop Boys, han suscitado tantos rumores de retirada en los últimos años. Un sector bastante amplio de la prensa musical lleva tiempo especulando con que cada disco será el último y han rebuscado en las letras de las canciones buscando alguna pista al respecto. “Elysium” ha demostrado hasta el momento tener unas letras que soportan perfectamente interpretaciones auto referenciales y en este sentido, mucho podrían hallar en este tema nuevos indicios de esa posible retirada. En nuestro caso, no le damos mayor trascendencia a esta canción que habla sobre el cansancio de hacer siempre lo mismo y la necesidad de disfrutar de un espacio propio al margen de tu actividad habitual. Abre el tema la guitarra acústica de Neil acompañada de leves arreglos electrónicos. Sólo el hecho de que ese instrumento tenga tanto protagonismo nos hace pensar en un disco como “Release”, uno de los peor valorados por los seguidores del dúo. Sin embargo, y aunque es cierto que comparta muchas de las características que reunía aquel trabajo, la melodía de la canción es preciosa y los arreglos de cuerda nos recuerdan a alguna de las baladas más memorables de Pet Shop Boys como podría ser “Jealousy” o “King’s Cross”.

“Ego Music” – Sin ser muy habituales, sí que podemos encontrar en el repertorio de Pet Shop Boys una serie de canciones críticas hacia las estrellas del rock y el pop. En este caso, la discrepancia es con aquellos músicos que hacen canciones hablando de lo que han hecho en un día concreto. Eso, en palabras de Neil, tiene un efecto negativo sobre los oyentes que piensan que escribir una letra es tan fácil como contar lo que te ha pasado después de desayunar de camino al instituto. Comenta el propio vocalista que es una canción tan extraña que no pensaban que fuera a formar parte de ningún disco y, ciertamente, tiene mucho más en común con las caras B más experimentales de Pet Shop Boys que con la idea general de “Elysium”. Sin llegar a los extremos de “The Sound of the Atom Splitting”, es con diferencia la pista más arriesgada de todo el trabajo y quizá por ello nos ha gustado bastante.

“Hold On” – Una de las canciones que nos despierta sentimientos más contradictorios (y también a la crítica oficial, como mencionamos más arriba). No sabemos si es un horror o una maravilla. La letra es optimista como pocas pero si la analizamos un poco podemos llegar a la conclusión opuesta y ni siquiera la explicación de los propios autores nos aclara el verdadero sentido puesto que Neil la califica como de himno para la recesión y la crisis mientras que Chris indica jocosamente que es todo un desastre sin salida: “revistas que cierran, periódicos, la industria del porno… todo se ha venido abajo a causa de internet”. La música está basada en una coral de una obra, nada menos que de G.F. Händel y en ella aparecen coros masculinos y femeninos cantando el estribillo. Por relacionarla con alguna otra obra de Pet Shop Boys, podría tener elementos en común con alguna de las canciones del musical “Closer to Heaven”.

“Give it a Go” – Si la anterior canción no llega a cubrir nuestras expectativas, con ésta nos ocurre algo similar. No suelen abundar temas así en los discos del dúo británico pero esta canción nos suena intrascendente y completamente prescindible. Especialmente cuando otras canciones realmente magníficas han quedado relegadas a cara B de los singles como es el caso de “A Certain Je Ne Sais Quoi”, escondida entre las acompañantes de “Winner” y que nos parece muy superior a varios temas de los escogidos para el disco. Si hay una canción en el disco que pueda reflejar ese sonido más “californiano” que fueron a buscar a Los Ángeles, sería esta pero definitivamente, no va a quedar como una de nuestras favoritas de la colección.

“Memory of the Future” – Nunca habríamos imaginado que alguien pudiera hacer una rima con la palabra “magdalena” como la que nos propone nuestro dúo en esta canción: “over and over again, I keep tasting that sweet madeleine”. Sin embargo, esto cobra todo su sentido si pensamos en Proust y su famosa obra “En busca del tiempo perdido” en la que el protagonista recuerda su infancia mientras desayuna, precisamente, una magdalena. Aquí el narrador hace lo contrario: identifica su relación con su pareja con un eterno disfrute que, además, interpreta como un recuerdo del futuro, o, dicho de otro modo, como el porvenir que aspira conseguir. Si nos centramos en la música, nos encontramos ante una de esas piezas que uno esperaría escuchar en un disco de Pet Shop Boys del año 2012: un sonido actual, una producción exquisita y una melodía poderosa. Paradójicamente, el corte más electrónico hasta el momento de todo el trabajo es también el más emotivo. Quizá la única canción que ha suscitado una cierta unanimidad en la crítica a la hora de citarla entre lo mejor de “Elysium”.

“Everything Means Something” – El siguiente corte, sin embargo, no ha sido especialmente destacado en las reseñas que hemos podido leer hasta el momento y eso es algo que nos sorprende mucho puesto que estamos ante la que es, sin duda, nuestra canción favorita del disco y una de las mejores de Pet Shop Boys en muchos años. La letra está escrita en forma de diálogo en el que uno de los personajes trata de quitarle importancia a algo mientras el otro discrepa insistiendo en el título de la canción: todo significa algo, todo tiene una razón de ser y nada se hace por casualidad. Si existiera algo parecido al tecno pop progresivo, esta canción sería un buen ejemplo de ese hipotético estilo: combinando sonidos absolutamente vanguardistas, samples de guitarra y todo tipo de efectos vocales, Tennant y Lowe combinan magistralmente una estrofa en 4/4 con un estribillo en 6/4. Una característica que, bajo nuestro criterio se repite disco tras disco en el repertorio del dúo británico es que siempre hay alguna joya oculta a la que nadie parece prestar atención: no aparece como single, apenas se interpreta en los conciertos y pasa sin hacer ruido. Pensamos en “The Theatre” del disco “Very” o “Buiding a Wall” de “Yes”. “Everything Means Something” entra de lleno en esa categoría.

“Requiem In Denim and Leopardskin” – La canción que cierra el disco debía haber cerrado, en realidad, el trabajo anterior del dúo, “Yes”, pero por algún motivo no gustó a los productores del mismo que le descartaron para mejor ocasión. Está basada en un funeral real, el de la maquilladora Lynne Easton, celebrado en 2006. Easton había trabajado con buena parte de la escena musical londinense de las últimas décadas, incluyendo a los Pet Shop Boys. El oficio reunió a muchas de aquellas estrellas y alguno de los aspectos del mismo (como el hecho de que el ataúd fuera introducido en la iglesia a bordo de un sidecar) tiene su reflejo en la letra. Tras dos temas sensacionales como los que preceden a éste, tenemos la impresión de que el final del disco es algo anticlimático. No es que el tema sea precisamente flojo pero tampoco nos enamora aunque es de los pocos en los que encontramos alguna traza de ese sonido que el dúo buscaba en el productor Andrew Dawson.

Dijimos al principio que “Elysium” era un disco conceptual alrededor de la muerte pero, como hemos visto, habla de muchas muertes: reales, metafóricas, artísticas… No son pocas las voces que lo han comparado con “Behaviour”, el trabajo que marcó el salto al pop “adulto” entre comillas del dúo que, hasta aquel momento, era considerado como un simple grupo pop con canciones bailables. Hoy sabemos que siempre fueron más que eso sin necesidad de hablar sobre temas supuestamente serios. Tras escuchar “Elysium” no podemos decir que sea el mejor disco de Pet Shop Boys y, probablemente, tampoco uno de los cuatro o cinco mejores pero si algo han conseguido llegados a este punto es que ninguno de sus trabajos nos desagrade. Por el contrario, todos ellos terminan por hacerse un hueco entre nuestras escuchas más o menos habituales. Hay algo en “Elysium”, además, que nos hace pensar que nuestra opinión va a mejorar con el tiempo que es algo que sólo ocurre con los discos realmente valiosos, ese cierto “Je Ne Sais Quoi” al que aluden en la cara B del single “Winner”. Por si queréis comprobarlo por vosotros mismos, os dejamos los enlaces para la edición normal y la “deluxe” del disco que incluye un segundo CD con versiones instrumentales de todas las canciones del mismo:



Para que le deis una primera escucha a lo que os vais a encontrar en el disco, os dejamos el sampler oficial del disco, disponible en el canal de youtube del grupo:


No queremos despedirnos sin recomendar la vista a la mejor página que hemos visto en la red sobre Pet Shop Boys en la que Wayne Studer hace un pormenorizado análisis de todas y cada una de las canciones que el dúo ha escrito o tocado en algún momento de su carrera con esclarecedores interpretaciones de las letras. Gran parte del analisis que hacemos del disco ha incorporado alguna de esas visiones de Wayne:

http://www.geowayne.com/psbhtml.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...