jueves, 9 de agosto de 2012

Michael Nyman en Santander (1)



La primera de las dos jornadas en las que Michael Nyman nos acompaña en Santander se dedicó a la película “Nyman With a Movie Camara” (2010), recreación del músico británico metido a cineasta en los últimos tiempos del clásico de Dziga Vertov “Man With a Movie Camara”.

Vertov, cuyo nombre real era Denis Abramovich Kaufman, fue uno de los cineastas más importantes de la Unión Soviética de la primera mitad del Siglo XX. Al margen de los casi obligados documentales de corte propagandista, Vertov hizo alguna de las películas más revolucionarias formalmente, renunciando al guión y a los actores para configurar una narrativa exclusivamente visual mediante técnicas de collage de imágenes. Jean Luc Godard fue uno de los grandes valedores del artista creando el “Grupo Dziga Vertov” en su honor.

La relación de Nyman con el cine de Vertov fue casi casual. Uno de sus colaboradores habituales le sugirió hacer un par de bandas sonoras para dos de las películas del cineasta soviético en un experimento similar al que otros muchos artistas han realizado en años recientes (nos vienen a la cabeza las músicas de Philip Glass para el “Dracula” de Tod Browning o “La Belle et la Bete” de Jean Cocteau, las de Wim Mertens para “La Femme de Nulle Part” o “The Land Beyond the Sunset” o, en otro estilo, el “Battleship Potemkin” de Pet Shop Boys y el “Voyage a la Lune” de AIR”). A partir de esos dos trabajos iniciales, el mismo colaborador le sugiere a Nyman que lo intente con “Man With a Movie Camara”. El músico, tras ver la película, decide que esa banda sonora ya está escrita y que se corresponde con un viejo trabajo suyo que sirvió como fondo musical para un videojuego llamado “Enemy Zero”. Nyman pensaba que esa música merecía un destino mejor que quedar en el olvido y lo recicló para acompañar las imágenes de la película de Vertov en un montaje que se estrenó en 2002.

Cartel de la película con la banda sonora de Nyman

La cosa podría haber quedado aquí pero la fascinación de Nyman por las imágenes del film del realizador soviético iba a ir un poco más allá. El músico lleva un tiempo expandiendo su actividad hacia otras formas de expresión artística y una de ellas es el video y el cine, de modo que suele ir acompañado de una cámara con la que de vez en cuando graba algunos fragmentos de situaciones que le interesan (previos a ruedas de prensa, espectáculos deportivos, mercadillos ambulantes, etc). Además de haber realizado ya algún corto muy experimental, hace un par de años tuvo la idea de rodar su propia versión de “Man With a Movie Camara”, sustituyendo cada imagen, cada escena del original, por su equivalente actual. No se trata de duplicar la película original al estilo de Gus Van Sant y su “Psicosis” sino de realizar planos y secuencias de una carga simbólica similar que ocupen el mismo lugar en la cinta que ocupaban las imágenes de Vertov. Así, donde el soviético muestra escenas de un accidente con intervención de ambulancias y bomberos, Nyman utiliza imágenes de coches de bomberos de juguete. Donde Vertov nos muestra un cine en ruinas, Nyman coloca una imagen de Sylvester Stallone recogiendo un premio (su propia visión de una tragedia cinematográfica). En 2010 se estrena "Nyman With a Movie Camara" con el juego de palabras entre el nombre del músico/director y la película de Vertov.

Como hemos contado, el metraje de Nyman se superpone al original y la banda sonora lo hace del mismo modo. La película sigue el espíritu vanguardista de Vertov y en la nueva versión dirigida por Nyman la podemos comparar en cierto modo con films más recientes como la trilogía “Qatsi” dirigida por Godfrey Reggio o con títulos como “Baraka”.

Tras la proyección tuvimos la suerte de asistir a un breve pero interesante coloquio con Michael Nyman en el que el músico habló con total sinceridad sobre su relación con el cine. Afirmaba el músico que una de las ventajas de trabajar con películas ya existentes es la libertad total por no tener la necesidad de contentar a un director o a un productor. Preguntado por otras obras suyas inéditas como las bandas sonoras de “Practical Magic” o “The Actors”, ambas rechazadas y sustituídas en el montaje final por partituras de otros músicos, Nyman hablaba de lo frustrante que es pasarte tres meses trabajando sobre unas imágenes, presentar la música al director y recibir una comunicación, semanas después, indicando que los productores no habían aprobado el montaje final por lo que, al no poder sustituir a un actor o al director, la solución fácil es cambiar la banda sonora por una de Philip Glass, como comentaba jocósamente el músico y director.

Ante la cuestión de si había pensado en utilizar música de otros para sus futuras películas, Nyman respondía que esa misma pregunta se la había hecho en alguna ocasión el músico español Joan Valent, llegando a ofrecerse para componer esa hipotética banda sonora. Afirmaba Nyman que cuando necesita poner música a sus imágenes cuenta con un músico con el que suele coincidir en casi todos los aspectos y con el que no hay apenas discrepancias y que responde al nombre de Michael Nyman. Comentaba el director que no se veía diciendole a otro músico que su banda sonora había jodido su película (como se le ha dicho a él en alguna ocasión, en sus propias palabras).

La velada con Michael Nyman fue, por todo lo dicho, una auténtica delicia que sirve como preludio para el concierto del músico que tendrá lugar en el día de mañana y del que daremos cuenta en una próxima entrada. Mientras tanto, os dejamos con el trailer del film dirigido por el músico.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...