miércoles, 25 de abril de 2018

Pet Shop Boys - Release (2002)



Tarde o temprano, todo artista que acumula una cierta trayectoria a sus espaldas termina por publicar un disco controvertido. Uno que crea una fuerte división entre sus seguidores cuando no un abierto rechazo. En el caso de Pet Shop Boys, habrá pocos que duden a la hora de nombrar “Release” como ese trabajo que hizo plantearse a mucho si merecía la pena seguir prestandole atención al dúo.

Vaya por delante que comprendemos esa reacción porque se trataba de un disco que rompía por completo con la linea de un grupo que en el año 2000 estaba ya más que consolidado. A grandes rasgos, resulta que Pet Shop Boys iban a lanzar un disco pop con una formación convencional de guitarra, bajo y batería, dejando al margen los sintetizadores y los ritmos programados. Algo insólito y que buena parte de sus seguidores no iban a digerir bien. En cualquier caso, esa era la idea, la premisa inicial, que más tarde, como veremos, no fue tan radical. De hecho, seguía habiendo sintetizadores, seguía habiendo ritmos programados y muchas de las guitarras no eran tales sino que estaban recreadas de forma electrónica. En todo caso, y conceptualmente, “Release” podría verse como el disco “brit pop” de Pet Shop Boys lo que no dejaría de ser una curiosidad porque ya surgieron como una banda de pop electrónico cuando el pop electrónico daba sus últimos coletazos en términos de popularidad y ahora se acercaban al “brit pop” en un momento en que el género estaba prácticamente liquidado. Tampoco resulta tan sorprendente puesto que Tennant y Lowe habían colaborado en alguna ocasión con bandas como Blur o Suede, abanderadas de aquel movimiento.

Repasando un poco lo que habían hecho los Pet Shop Boys en los años anteriores podemos ver que ya existía un cierto vaivén por el que iban de discos muy bailables a otros más austeros y maduros para luego volver a su vertiente más hedonista. Pasó con “Behaviour”, un disco tranquilo que dió paso a uno de sus mayores éxitos en las discotecas, “Very” y tras el que llegó “Bilingual”, algo más relajado como para tomar aire antes de “Nightlife”. En ese continuo zigzag se entiende mejor la llegada de “Release” aunque, como ya dijimos, muchos no lo asimilaron bien. Uno de los grandes alicientes a priori era la presencia del guitarrista de los Smiths, Johnny Marr en siete de los temas. Junto a él, aparecen en el disco el batería Jody Linscott, músico de sesiones que ha grabado con la flor y nata del rock mundial además de acompañar en directo a artistas de la talla de Mike Oldfield, David Gilmour o The Who y el bajista Steve Walters. Como curiosidad, Neil Tennant toca también la guitarra acústica en muchos momentos.



“Home and Dry” - Pese al comienzo electrónico, enseguida aparece la batería confirmando el cambio de estilo de la banda en un comienzo de tema que recuerda a algún viejo éxito de The Police. Tras las primeras estrofas escuchamos la guitarra de Johnny Marr dando forma a una canción pop sin complejos aunque bastante diferente de lo que acostumbraban a ofrecer Tennant y Lowe hasta entonces. El uso de trucos vocales como el “auto tune” en muchos momentos terminó de desconcertar a muchos seguidores que no sabían cómo reaccionar ante el giro del dúo. La canción fue el primer single del disco y no tuvo, pese a todo, una mala acogida y ello a pesar del extraño videoclip con el que fue lanzada y que podemos ver a continuación.




“I Get Along” - La que creemos que es la mejor canción del disco es un auténtico himno con reminiscencias de los Beatles y un estribillo verdaderamente arrebatador. El piano tiene un gran peso, no sólo en el aspecto melódico sino también en el rítmico. La melodía central tiene muchos puntos en común con el gran éxito de 1989 de Tears for Fears, “Sowing the Seeds of Love” pero pese a ello nos sigue pareciendo una gran canción. Fue lanzada como segundo single del trabajo.




“Birthday Boy” - La guitarra acústica nos recibe en la introducción de una balada en la que no hay ni rastro de sintetizadores aunque, paradójicamente, encaja mejor en el repertorio de Pet Shop Boys (recordemos “King's Cross” por ejemplo) que cualquiera de las dos primeras. El sólo de Marr en el segundo tramo es de los más destacados de su participación en “Release” y, en su conjunto, tenemos que reconocer que estamos ante una gran canción.

“London” - El primer corte del disco sin invitados era este en el que Tennant empuña la guitarra acústica para cantar (con mucho “auto tune”) otra balada no demasiado inspirada en la que volvemos a escuchar sintetizadores y ritmos electrónicos aunque siempre en un contexto pop alejado de trabajos anteriores. Sólo destacamos algunos elementos ambientales que por algún motivo nos recuerdan ciertos trabajos de Underworld.




“E-Mail” - Una serie de sonidos electrónicos preceden a unos acordes cercanos a los del legendario “West End Girls” pero mucho más ralentizados. A partir de ahí, poco más en un tema insulso que, con otros arreglos, pasaría por un descarte de los primeros discos de la banda, obviando la referencia tecnológica del título que no encajaría con aquella época, claro está.

“The Samurai in Autumn” - Mucho más animada es la siguiente canción que también tiene un regusto a los discos de la banda en los ochenta, además de una introducción puramente electrónica y llena de vigor. Casi parece más una de las grandes “caras b” de los inicios del grupo o uno de los temas experimentales que aparecían en la serie “disco” que una canción creada como parte de un disco “normal”. En todo caso, es una de nuestras preferidas dentro del trabajo.

“Love is a Catastrophe” - Volvemos a las baladas con la siguiente canción en la que volvemos al formato de bajo, guitarra y batería. El tono melancólico domina los primeros compases pero va evolucionando hasta una especie de rabia contenida en una progresión realmente curiosa.

“Here” - El último tema completamente electrónico del disco procede originalmente del musical “Closer to Heaven” del que hablamos aquí no hace mucho tiempo. Entonces se decidió que quedase fuera del montaje y el dúo decidió que era un buen momento para recuperarlo. Es un tiempo medio muy digno al que quizá sólo le falte ese cambio que parece intuirse a cada momento de la escucha pero que no termina de llegar. Por encima del nivel medio del disco en todo caso.

“The Night I Fell in Love” - Aunque desde el punto de vista musical, la canción es bastante intrascendente, la historia detras del texto merece ser contada. Es conocida la afición del rapero Eminem por meterse con otros artistas e incluso ridiculizarles en sus videoclips. También las frecuentes acusaciones de homofobia vertidas contra él a lo largo de los años. En esta canción, los Pet Shop Boys hablan de un fan que tras un concierto de rap, entra en el camerino de la estrella de turno para felicitarla y terminan pasando la noche juntos. Aunque no se menciona a Eminem en nigún momento de forma explícita, hay pistas suficientes en la letra para asociarle inmeditamente con el rapero que desconocía su condición de homosexual del texto.

“You Choose” - Cerrando el disco encontramos una nueva balada en la linea de buena parte del trabajo. En este caso creemos que comienza muy bien pero el desarrollo hace que esa impresión inicial se diluya pronto. No es una mala canción pero la sensación que nos deja es pareja a la del resto del trabajo: podría haber sido mejor.

No nos engañemos: en general, la crítica despedazó al dúo por este disco. No fueron pocos los que aseguraban que “Release” era el primer clavo en el ataud de la banda y varios articulistas auguraron una rápida cuesta abajo para Pet Shop Boys. Pese a todo ello, el disco llegó a los primeros puestos de las listas británicas como todos sus discos anteriores aunque no pasó del séptimo lugar, el mismo que habían alcanzado con “Nightlife” tres años antes y que hasta el lanzamiento de “Elysium” en 2012, era el peor puesto de un disco de estudio del grupo en el Reino Unido. Nuestra valoración de “Release” como disco no es mala aunque creemos que dentro de la carrera de Pet Shop Boys es uno de sus trabajos más flojos pero si algo tiene este grupo es que, incluso en sus discos más intrascendentes hay una o varias joyitas que justifican el trabajo completo. También ocurre en el disco que nos ocupa. No será un tiempo perdido el invertido en buscarlas si el resultado es tan satisfactorio como creemos que puede ser.

Como despedida os dejamos una de las remezclas de "Here":


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...