lunes, 22 de agosto de 2011

David Bowie - Low (1977)


"Low" fue el primero de los tres discos de la famosa trilogía berlinesa que Bowie nos dejó a finales de los años setenta y de la que ya hablamos someramente con anterioridad. Nos encontramos ante un músico en uno de sus mejores momentos, sin nada que demostrar pero con mucho por decir aún.

Lo que más pudo sorprender a los seguidores de Bowie al escuchar el disco era el importante peso de los temas instrumentales que ocupan más de la mitad del disco, destacando por encima de todos los demás el sensacional "Warszawa", composición que muchos atribuyen a Brian Eno en solitario aunque en los créditos se cite a Bowie como co-autor de la misma. Todo en "Low" se aleja de lo convencional: Desde ese instrumental rock que abre el disco titulado "Speed of Life" y sus sonidos marcianos hasta "Subterraneans" que lo cierra, nos vemos atrapados en un viaje por todo tipo de músicas que trazará la proverbial linea en el suelo que muy pocos tuvieron las agallas de cruzar. Es evidente que la mano de Brian Eno está presente a lo largo de todo el trabajo pero tendremos que convenir que si Eno está ahí, es porque Bowie lo buscó. En cualquier caso, y como sucedería en el siguiente disco del músico del que ya hablamos aquí anteriormente, "Heroes", la experimentación se da la mano con naturalidad con canciones más convencionales como "Sound and Vision" o "Be My Wife" con sus guiños a la música disco.

Sin menospreciar en absoluto este tipo de temas, el Bowie que nos hace agachar la cabeza y saludar reverencialmente con una doble filigrana de sombrero y juego de muñeca es el que podemos oir en la sensacional cara B del disco o segunda parte del CD para los menos nostálgicos. Esa que abre la ya citada "Warszawa" y que continúa con "Art Decade", el indisimulado homenaje a Steve Reich de "Weeping Wall" y que se cierra con otra joya como es "Subterraneans".

Con "Low", Bowie consigue muchas cosas en un sólo disco: marca claramente las diferencias con sus trabajos previos, rinde homenaje a músicos a los que admira como Kraftwerk ("A New Career in a New Town"), vuelve a la primera fila de la vanguardia del rock rodeandose una vez más de los músicos adecuados en el momento justo y vuelve a convertirse en la fuente de inspiración de otra generación de músicos como Joy Division (inicialmente llamados Warsaw en homenaje al tema "Warszawa" de este disco) para mantenerse vigente durante un buen montón de años más.

La nómina de musicos que aparecen en esta grabación incluye al propio Bowie tocando un poco de todo (sintetizadores, percusiones, saxo...) y cantando, Brian Eno (voces, sintetizadores y demás parafernalia electrónica), Carlos Alomar (guitarra), Dennis Davis (percusión), George Murray (bajo), Ricky Gardiner (guitarra), Roy Young (piano, órgano), Peter Himmelman (piano, sintetizadores), Mary Visconti (voces), Eduard Meyer (cello) y hasta Iggy Pop quien hace las segundas voces en "What in the World". El habitual colaborador de Bowie, Tony Visconti, hace las veces de productor del trabajo.

Podeis adquirir el disco aquí:

fnac.es

O a un precio mucho más razonable aqui:

play.com

Os dejamos esa maravilla titulada "Warszawa" para abrir boca:

2 comentarios:

  1. Escuché este disco hace tiempo, pero creo que lo aparqué prematuramente y sin prestarle la debida atención. Voy a escucharlo otra vez.

    Gracias por el recordatorio, Mr. Shooter.

    ResponderEliminar
  2. Aclaremos nada más que Warszawa, Warsaw en ingles, es, obviamente, Varsovia. La canción está basada en la tristeza que le inspiró conocer esa ciudad cuando Bowie viajó al otro lado del muro de Berlín y vio lo que había. Cualquiera que haya visto las construcciones comunistas entiende la atmósfera del magnífico tema. Otra ventaja que tenía residir en aquel Berlín dividido esa precisamente esa, saber que más allá del muro había un mundo sin libertad donde el rock estaba mal visto, lo cual te ayudaba a valorar lo que tú tenías.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...