domingo, 10 de mayo de 2015

Erik Bosgraaf - Dialogues (2015)



Volvemos a tener en el blog un ejemplo de artista al margen de los géneros, las épocas y las clasificaciones y no es casualidad que pertenezca, una vez más, al sello Brilliant Classics. Hablamos del flautista Erik Bosgraaf, especialista en la flauta dulce y el oboe, instrumentos en los que es un consumado maestro a pesar de su juventud (cumplió 35 años el día 9 de este mes). Habiéndose especializado en esa familia instrumental, es lógico pensar que su principal interés reside en la música antigua y, en efecto, es así. Sus primeras grabaciones recogen obras de Jacob Van Eyck o Telemann y tiene ya un buen número de discos dedicados a la obra de Vivaldi o J.S. Bach, tanto con obras originales como con transcripciones propias para flauta. Bosgraaf es miembro fundador del Ensemble Cordevento, formación que ya es una referencia en la interpretación de música antigua.

Sin embargo, y siendo la de Bosgraaf una trayectoria notable en ese campo, difícilmente nos habría llamado la atención de no ser por su otra vertiente: la de intérprete de música contemporánea y compositor que no se queda en el ámbito clásico/culto sino que investiga, compone y graba obras de corte completamente diferente cercanas al jazz y al rock más vanguardistas.

Es todo un acontecimiento que alguien como Pierre Boulez autorice una revisión de una de sus obras y en la grabación de la que hablamos hoy sucede eso. En 1984 el compositor francés terminaba su “Dialogue de l'ombre double” para clarinete y cinta magnetofónica. Años después, en 2010, Bosgraaf se ponía en contacto con Boulez para pedir su permiso para adaptar esa obra a la flauta dulce. El compositor había autorizado en el pasado una transcripción al fagot de la misma composición y había escrito otra para flauta y sugirió a Erik que comenzase a trabajar en la suya. En enero de 2011, Boulez estaría en Amsterdam para dirigir una obra de Mahler y sería el momento de verse y ver los resultados de la adaptación. Así se hizo y tras uno de los ensayos de Boulez, Bosgraaf interpretó para él su versión. Allí mismo, de forma manuscrita y sobre un papel que encontraron en un camerino, el compositor escribió: “mediante este escrito doy permiso a Erik Bosgraaf para realizar su versión para flauta dulce de mi “Dialogue de l'ombre double”. Amsterdam, 19 de enero de 2011, Pierre Boulez.” Una imagen de la hoja puede verse en el libreto que acompaña el disco que hoy comentamos.

En él aparece también una grabación de una obra propia de Bosgraaf, compuesta en colaboración con Jorrit Tamminga, quien se encarga de toda la parte electrónica de la partitura. Erik, al igual que en la pieza de Boulez, interpreta distintos tipos de flauta dulce. Todos los sonidos parten de la interpretación de Bosgraaf que es grabada, procesada y reinterpretada por Tamminga a través del ordenador mediente todo tipo de tratamientos electrónicos. Cuando se pregunta a los músicos si lo que hacen puede llamarse composición o improvisación, suelen preferir el término “compovisación”. Con esta obra, titulada “Dialogues”, comienza el disco.

Erik Bosgraaf


“Dialogue I” - El primer movimiento juega con notas largas que se sostienen de forma indefinida gracias al tratamiento electrónico mientras aparecen nuevas lineas sonoras de modo paralelo. Es un experimento que recuerda algunas músicas de procedencia oriental, especialmente a los juegos vocales de algunos lugares del Tíbet.

“Dialogue II” - Son ahora una serie de notas cortas e intensas a cargo del flautista las que aparecen a intervalos marcando una especie de pulsación interna de la pieza cuyo núcleo central sigue desplegándose a partir de la manipulación electrónica. Bosgraaf busca los límites de la sonoridad de un instrumento tan simple, en apariencia, como la flauta dulce y consigue extraer tonalidades y timbres inesperados.

“Dialogue III” - El tercer diálogo es apenas una transición de menos de un minuto de duración que se desarrolla a partir de sonidos de percusión procedentes, si nos ceñimos a lo indicado en los créditos del disco, de las propias flautas.

“Dialogue IV” - Llegamos así al movimiento más largo del disco que se extiende durante más de 15 minutos. Desde el comienzo asistimos a una serie de largos “drones” como los del primer movimiento que sitúan ya la obra en las proximidades de la música minimalista de la escuela del Theater of Eternal Music de LaMonte Young y John Cale aunque manteniendo siempre ese sabor oriental que ya apuntábamos más arriba y que es también referencia fundamental en esas corrientes del minimalismo americano. Conforme avanza la pieza escuchamos profundos latidos graves en bucle construyendo ritmos combinados con fragmentos más melódicos en los que las distintas lineas dibujadas por las flautas entran en diálogo componiendo un tapiz de gran atractivo y profundidad.

“Dialogue V” - En contraste con la pieza anterior, aquí escuchamos una nerviosa mezcla de notas cortas, inquietas, que forman una algarabía sonora muy alejada de lo que hasta ahora habíamos escuchado en el disco. Son sonidos que se diría inspirados en la naturaleza, en los trinos de algunas aves al estilo de Messiaen combinados, de nuevo, con algunas percusiones.

“Dialogue VI” - El siguiente movimiento, de nuevo de larga duración, es el más arriesgado y experimental de la obra. La electrónica tiene un peso mucho mayor que en los anteriores en la alteración de los sonidos que están sujetos a importantes distorsiones retorciéndose en algunos casos hasta parecer disonantes. Tras la agresiva introducción entra en juego el silencio, con un pasaje en el que Bosgraaf relega a sus instrumentos a ejecutar notas muy tenues, casi imperceptibles, explorando la tesitura más grave de su instrumento. Volvemos después a los “drones”, las percusiones y escuchamos nuevos efectos sonoros electrónicos en forma de campanillas, ruedas y cadenas con los que concluye el movimiento.

“Dialogue VII” - Se cierra la obra con una vuelta a los motivos más melódicos de la misma en un segmento en el que volvemos a escuchar largos drones y que pone el punto final a una composición muy interesante que merece unas cuantas escuchas.



La segunda parte del disco la ocupa la ya comentada versión de la obra de Boulez, “Dialogue de l'ombre double”, composición en la que el renombrado músico francés escenifica el diálogo entre dos sombras musicales: el intérprete y una grabación en cinta magnetofónica. La obra estaba dedicada a Luciano Berio en su sexagésimo cumpleaños y consta de seis movimientos que son interpretados en directo por el ejecutante separados por cinco transiciones pregrabadas con las que se solapan en algunos momentos. Abriendo y cerrando la obra hay dos secciones también grabadas con anterioridad por el propio intérprete. En su estreno, estas secciones al igual que las transiciones sonaban a través de seis altavoces situados entre la audiencia mientras que el intérprete se encontraba en el escenario. El efecto es de una gran teatralidad, especialmente en el comienzo cuando el público espera el inicio de la interpretación por parte del músico en escena y este queda inmóvil al mismo tiempo que comienza a sonar la primera “sigle”, que es la denominación empleada por Boulez para la apertura y el cierre de la obra.

Si la aparente simplicidad o facilidad de ejecución de muchos de los pasajes de la primera obra del disco habían suscitado alguna duda en el oyente acerca de las capacidades interpretativas de Bosgraaf, su versión de la obra de Boulez es más que suficiente para despejarlas por completo y es que el virtuosismo que requiere esta composición es elevado y nuestro intérprete cumple con nota.


Lo más interesante de esta grabación, aparte de la música en sí, es la oportunidad de confrontar una vez más mundos tan dispares como el academicismo más formal con las vanguardias más actuales y con estilos e influencias ajenas a la tradición occidental. Si esto no fuera suficiente, el estreno de una obra de alguien de la talla de Boulez (aunque sea una revisión) es atractivo más que suficiente para cualquier melómano con ciertas inquietudes. Por nuestra parte seguiremos la pista a Bosgraaf de quien hemos escuchado recientemente trabajos realmente sorprendentes en esta linea que parece que seguirá explotando junto con su vertiente de intérprete “clásico”. Mientras llegan nuevos trabajos, disfrutaremos de esta reciente grabación que puede encontrarse en la web del sello Brilliant.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...