miércoles, 2 de octubre de 2013

Porcupine Tree - Yellow Hedgerow Dreamscape (2013)



Hace un tiempo comentamos aquí la aparición del disco doble en directo “Octane Twisted” de Porcupine Tree y en aquel momento ya anunciábamos la aparición del disco del que vamos a hablar hoy y que no hace sino confirmar nuestra tesis principal ya expuesta en aquella entrada.

Parece que la carrera en solitario de Wilson se consolida a pasos agigantados como prueban las grandes criticas a sus últimos trabajos y sus exitosas giras (en apenas un mes estaremos en Madrid disfrutando de su directo). Sin embargo, Porcupine Tree es aún un magnífico activo desde el punto de vista comercial y, aunque hoy no parezca algo muy probable, Wilson no ha descartado volver a trabajar con sus compañeros en un futuro. Por ello, no conviene dejar que se enfríe el interés por la banda y eso se consigue con lanzamientos periódicos de nuevo material que mantengan el nombre de Porcupine Tree presente en los medios especializados. Hace unos meses hablábamos de una grabación en vivo y hoy toca hacerlo de un disco con material raro procedente de los primeros años de la “banda”, cuando ésta era sólo una ingeniosa tapadera para el joven Steven.

No viene mal recordar en breves trazos la historia de Porcupine Tree que surge como una banda fantasma, supuestamente procedente de la psicodelia y el rock progresivo de los últimos sesenta y primeros setenta. Según cuenta la leyenda, sólo quedan algunos cassettes como legado que llevan por título: “Tarquin’s Seaweed Farm”, “Love, Death and Mussolini” y “The Nostalgia Factory”. No existió tal banda en el pasado y tampoco existía a principios de los noventa que fue cuando aparecieron las grabaciones realizadas por Steven Wilson, quien sólo a partir de la expectación generada y para poder actuar en directo, decidió formar la banda un tiempo después. Durante mucho tiempo, ese antiguo material fue objeto de deseo de coleccionistas y pedía a gritos una reedición en condiciones. En concreto, la lista de canciones de las tres cintas era la siguiente:



TARQUIN SEAWEED FARM
-         Music for the Head (here)
-         Jupiter Island
-         Nun’s Cleavage (left)
-         Clarinet Vignette
-         Nun’s Cleavage (right)
-         Space Transmission
-         Message from a Self-Destructing Turnip
-         Radioactive Toy
-         Towel
-         Wastecoat
-         Mute
-         Music for the Head (there)
-         No Reason to Live, No Reason to Die
-         Daughters in Excess
-         The Cross / Hole / Yellow Hedgerow Dreamscape

Siendo “The Cross” una versión de un tema de Prince. La lista de músicos imaginarios que participaban en el disco era hilarante: The Porcupine Tree (guitarras, flauta, koto y voces), Sir Tarquin Underspoon (órgano, piano eléctrico, sintetizadores y voz), Mr Jelly (bajo), The Expanding Flan (bateria, percusiones, recitados), Timothy Tadpole-Jones (guitarra, percusión, Sebastian Tweetle-Blampton III (aparatos electrónicos y mesa de mezclas), Solomon St. Jemain (guitarra, percusiones), Master Timothy Masters (oboe, corno inglés), Linton Samuel Dawson (técnico de iluminación).



LOVE, DEATH AND MUSSOLINI
-         Hymn
-         Footprints
-         Linton Samuel Dawson
-         And the Swallows Dance Above the Sun
-         Queen Quotes Crowley
-         No Luck With Rabbits
-         Begonia Seduction Scene
-         Out
-         It Will Rain for a Million Years

Con los siguientes créditos: The Porcupine Tree (guitarras, bajo, voces), Sir Tarquin Underspoon (órgano, mellotrón, teclados), The Expanding Flan (bateria, percusiones), Solomon St. Jemain (guitarra, voces), JC Camillioni (programaciones, soundscapes)



THE NOSTALGIA FACTORY
-         Hymn
-         Footprints
-         Linton Samuel Dawson
-         And the Swallows Dance Above the Sun
-         Queen Quotes Crowley
-         No Luck With Rabbits
-         Begonia Seduction Scene
-         Colours Dance Angels Kiss
-         Prayer
-         The Nostalgia Factory
-         The Long Silence
-         Sinatra Rape Scene
-         Hokey Cokey
-         Landscare
-         Delightful Suicide
-         Nine Cats
-         Split Image
-         It Will Rain for a Million Years

Sin créditos de ningún tipo aunque, como se puede comprobar, contiene la práctica totalidad del EP “Love, Death and Mussolini” por lo que podemos dar por hecho que intervienen los mismos músicos imaginarios. Si incluimos las dos listas de temas es porque hay una canción del EP que no aparece en el LP.

En 1991 apareció un disco con una selección de material de estos tres lanzamientos primitivos bajo el título de “On the Sunday of Life” del que ya hablamos aquí en su momento. Ese disco contenía los siguientes temas:

-         Music for the Head
-         Jupiter Island
-         Third Eye Surfer (nuevo título para Nun’s Cleavage - left)
-         On the Sunday of Life (combinacion de Clarinet’s Vignette y Nun’s Cleavage – right)
-         The Nostalgia Factory
-         Space Transmission
-         Message from a Self-Destructing Turnip
-         Radioactive Toy (en una nueva versión regrabada para la ocasión)
-         Nine Cats
-         Hymn
-         Footprints
-         Linton Samuel Dawson
-         And the Swallows Dance Around the Sun
-         Queen Quotes Crowley
-         No Luck With Rabbits
-         Begonia Seduction Scene
-         This Long Silence
-         It Will Rain for a Million Years


Como se puede comprobar, aún faltaba material de aquellas viejas cintas por reeditar en condiciones y aquí es donde entra en escena este “Yellow Hedgerow Dreamscape” que recopila 16 canciones más hasta completar todas las canciones de la colección:

“Mute” – Se abre el disco con un largo pasaje ambiental sólo roto por un sonido de teclado y una batería muy suave que precede a un riff de guitarra inconfundible para cualquier seguidor de Porcupine Tree. No pasa mucho tiempo antes de que el riff se convierta en una pegadiza sucesión de acordes. Aparece entonces una voz distorsionada que interrumpe el tema quedando la música en un segundo plano por unos momentos. Al cabo de un rato, volvemos a escuchar el tema en todo su esplendor con un fantástico solo de guitarra de Wilson que anticipa su desempeño habitual en años posteriores.

“Landscare” – La misma voz que interrumpía el corte anterior es la que abre este corte atmosférico a base de sonidos de viento y tenebrosos efectos sonoros que justifican sobradamente el juego de palabras del título entre “landscape” (panorama, paisaje) y “scare” (asustar).

“Prayer” – Todo el disco está salpicado de pequeños cortes de menos de un minuto de carácter fundamentalmente ambiental y éste es un buen ejemplo de ello. Una transición instrumental sin demasiada historia.

“Daughters in Excess” – Atmósferas oscuras y un bajo lúgubre con una clara ascendencia “floydiana” (pensamos en “Set the Controls for the Heart of the Sun”, por ejemplo), abren una pieza que enseguida cambia de un modo radical con la irrupción de una poderosísima percusión. “Krautrock” en todo su esplendor que nos remite al “Electronic Meditation” de Tangerine Dream y otros experimentos de similar pelaje.

“Delightful Suicide” – Otro experimento, esta vez en clave étnica, con una transición de sabor árabe de apenas un minuto pero muy notable. Sabe a muy poco.

“Split Image” – Continúan los temas breves y los homenajes al “krautrock” y a la música electrónica de los últimos años sesenta. No conviene olvidar que Wilson, antes incluso de Porcupine Tree, flirteó con los sonidos electrónicos al estilo de Klaus Schulze bajo el nombre de “Altamont”.

“No Reason to Live, No Reason to Die” – Volvemos a los formatos más o menos convencionales con este tema que enlazaría perfectamente con el final de “Mute”, anteriormente comentado, y que guarda bastantes similitudes en cuanto a la instrumentación, los ritmos y los arreglos con “Radioactive Toy”, primer gran himno de Porcupine Tree que aparecerá un poco después en el disco. En cualquier caso es un extenso instrumental que ejemplifica a la perfección lo que iba a ser pronto el proyecto Porcupine Tree. La esencia de sus primeros discos “convencionales” se encuentra ya en esta pieza.



“Wastecoat” – Experimento sonoro a base de percusiones y juegos con cintas magnetofónicas muy “cageano” si se nos permite la expresión. Dada su escasa duración, lo consideramos una anécdota más en el disco.

“Towel” – Cambio radical de entorno sonoro con una percusión muy activa, un bajo que parece que va a romper en cualquier momento en un ritmo disco y una guitarra aflamencada que nos deja realmente sorprendidos. A partir de ahí, asistimos a uno nuevo solo de Wilson que no consigue que nos concentremos, abrumados como estamos ante la insólita mezcla que nos propone en una de las piezas más inclasificables del músico en todo el trabajo.

“Execution of the Will of the Marquis de Sade” – Wilson cambia el título de “Hokey Cokey” para esta reedición. En cualquier caso, seguimos con “krautrock”, ahora con lo que nos parece un homenaje a Neu! que, de repente, se interrumpe con una especie de canción infantil con el “Hokey Cokey” como estribillo antes de volver transformado en un instrumental cercano al hard rock que se anticipa en varios años a la mutación que sufriría el sonido de Porcupine Tree en la primera década del Siglo XXI.

“Track 11” – Otro de los temas “retitulados”, en esta ocasión, la antigua “Colours Dance Angels Kiss”. Sonidos electrónicos que recuerdan a Kraftwerk antes de desembocar en una animadísima canción con todas las características de la new wave ochentera y de lo que fue (oh, sí) la movida madrileña más superficial. Es improbable que Wilson haya escuchado música española de la época pero no se nos ocurre una referencia más descriptiva para esta canción.

“Radioactive Toy” – Llegamos a la gran canción de Porcupine Tree en sus primeros años y la única procedente de sus viejas cintas que aguantó un tiempo en su repertorio en vivo, en el que sonó durante muchos años. En “On the Sunday of Life” ya se podía escuchar una versión extendida realmente magnífica pero esta aquí incluida es la original, sin trampa ni cartón.

“An Empty Box” – Llegamos así a un nuevo homenaje por parte de Wilson a alguno de sus artistas predilectos en este tema evidentemente inspirado en Pink Floyd circa “Animals”. A pesar de no ser un corte demasiado largo, tiene dos partes muy diferentes: la rockera de su primera mitad y una segunda completamente ambiental.

“Out” – Otra de las grandes sorpresas del disco para los que no conocieran las viejas cintas de Wilson es este tema que mezcla heavy metal ochentero con arreglos orientalizantes. Si hay una canción de esta época que pudiera haber rivalizado con “Radioactive Toy” es esta.

“Yellow Hedgerow Dreamscape” – Dentro de la mitología creada alrededor de la inexistente banda, encontramos lógica la presencia de un corte como éste, construido a modo de presentación en un concierto, con el vocalista hablando al público mientras el resto de la banda construye un fondo sonoro para el discurso a base de teclados, batería, bajo y guitarra (otra vez la influencia aquí de Pink Floyd). Conseguida la ambientación precisa, Wilson comienza a presentar, uno a uno, a todos los miembros imaginarios de su banda para, a continuación, sumergirse en otro magnífico instrumental progresivo cuya utilización para dar título al disco está más que justificada.



“Music for the Head” – La despedida la pone otro tema breve a base de voces distorsionadas y efectos sonoros marca de la casa sin mayor historia.


Si el lector se ha tomado la molestia de hacer la comprobación, comprobará como hay una canción como es “Sinatra Rape Scene” que no aparece ni en “On the Sunday of Life” ni en “Yellow Hedgerow Dreamscape”. La razón es que fue recuperada en un disco posterior (concretamente en “Up the Downstair”) bajo el título de “Monuments Burn Into Moments”. El completista de Steven Wilson o, al menos, de Porcupine Tree tiene que tener este disco pero no es el único público objetivo y creemos que puede ser del agrado de muchos de los seguidores del blog. Según creemos, no se comercializa de forma regular en tiendas y la única vía de adquisición es a través de la web oficial de la discográfica no sin antes hacer una última precisión y es que “Yellow Hedgerow Dreamscape” ya existió anteriormente pero en una edición tan limitada que podemos hacer como si esta fuera la primera vez que se publica:

stevenwilsonhq.com

Portada de la primera edición del disco

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...