miércoles, 1 de enero de 2014

Arvo Pärt - Orchestral Works (2000)



Aunque conocíamos y habíamos escuchado la música de Arvo Pärt desde mucho antes, lo cierto es que el primer disco que compramos con su música fue éste que glosamos hoy. En su momento supuso un descubrimiento importante pero no precisamente en lo musical sino en lo discográfico. Pertenecemos a una generación que creció considerando la música clásica como algo elitista en cuanto a las versiones grabadas. Era habitual al visitar una tienda de discos que las novedades tuvieran un precio en torno a las 2.000 o las 2.500 pesetas. Los discos “clásicos” por aquel entonces podían costar bastante más alcanzando, incluso, las 3.500. Además, existía otro problema añadido a la hora de escoger la versión de la obra que queríamos comprar. Como nuestro conocimiento de intérpretes y directores en aquel entonces era aún más pobre que hoy en día, una de las apuestas más seguras era el fijarse en la compañía que editaba el disco y ahí había una serie de etiquetas que tenían un prestigio superior al resto. Nombres como Decca, Deutsche Grammophon o Philips eran garantía de calidad pero también tenían precios prohibitivos para el aficionado que consume gran cantidad de títulos al año. La solución de optar por editoriales más baratas no era casi nunca satisfactoria porque la calidad de las interpretaciones y también de las mismas grabaciones dejaba mucho que desear en la mayoría de los casos.

El sello Naxos nació en 1987 y, en principio, parecía una más de esas editoriales pequeñas de bajo precio e intérpretes desconocidos. 25 años después, Naxos es el mayor distribuidor mundial de música clásica y, según alguna revista especializada, es la compañía que sostiene el mercado en este momento, no sólo a través de su etiqueta principal sino como distribuidora de una gran cantidad de sellos menores más especializados. Es un caso único en el que el pez pequeño, si bien, no se ha comido a los grandes, sí que los ha permitido sobrevivir (Naxos distribuye los discos de Warner Classics en norteamérica y también el 20% del catálogo se Sony Classics). Además, a través del sub-sello Newton Classics, está comprando grabaciones históricas de los mejores sellos y reeditándolas a precios casi ridículos.

Los discos de Naxos no son hoy tan baratos como hace 15 años pero siguen siendo muy competitivos. Apuestan por intérpretes jóvenes alejados del “star-system” de la clásica pero con una calidad indiscutible. Además, se atreven con repertorios contemporáneos cuya penetración en los catálogos de los grandes sellos de antaño era muy pequeña y eso hace de Naxos un sello tremendamente atractivo que, junto con otros que aparecen muy a menudo en el blog como Brilliant se encuentran entre nuestros favoritos.

Valga esta entrada de hoy, no sólo para resaltar la grabación de Pärt a la que está dedicada sino como homenaje a estos sellos que han acercado la música clásica a todos los bolsillos como nunca antes se había logrado.

Arvo Pärt

Recoge el disco tres obras orquestales de gran importancia en la trayectoria de Pärt, especialmente la primera de ellas. “Tabula Rasa” tiene la forma de un doble concierto para dos violines, orquesta y piano preparado. Fue estrenada en 1977 como parte de un encargo del director Eri Klaas para acompañar a una interpretación del “Concerto Grosso” de Alfred Schnittke, escrito para la misma configuración intrumental. Pertenece al comienzo del periodo conocido como “tintinnabuli” en la música del compositor estonio, a la postre, el que nos ha dejado sus mejores obras. Tiempo atrás hablamos de otra versión de la obra en el sello ECM interpretada por Gidon Kremer y Tatiana Grindenko, los dos artistas a los que estaba dedicada pero no nos extendimos demasiado sobre la obra, cosa que intentaremos corregir ahora.

“Ludus” – Una aguda nota de violín es el punto de partida para una pieza de gran belleza. En los primeros instantes la orquesta construye un fondo con un ritmo muy vivo, juguetón como corresponde a la traducción del título latino del movimiento. El piano arreglado hace las veces de campanas marcando las transiciones entre los distintos segmentos del movimiento al tiempo que los violines interpretan una serie de melodías entrelazadas de gran plasticidad recordando a Vivaldi en palabras del crítico Pater Quinn en el libreto del disco. El movimiento combina momentos intensos con otros mucho más reposados con naturalidad y es, en nuestra opinión, una de las mejores composiciones de su autor y concluye con un poderoso segmento climático lleno de tensión.

“Silentium” – La segunda parte de “Tabula Rasa”, mucho más extensa, sigue mostrándonos al Pärt minimalista, si es que cabe aplicar aquí el término, pero en un registro mucho más íntimo, pausado y emocional. Nos lleva a un estado mental cercano al que consigue con otra de sus grandes obras: el “Canto en memoria de Benjamin Britten” mediante la repetición continua de una serie de patrones que experimentan muy leves  variaciones cada vez. La orquesta y el piano preparado adoptan un rol secundario lleno de sutileza en un plano alejado del principal en el que los dos violines van desgranando, lenta, dolorosamente, una melodía profundamente emocionante. Completa Pärt con este sensacional movimiento una obra maestra de esas que prácticamente justifican una carrera por sí sola.



La segunda de las obras recogidas en el disco es el “Collage über B-A-C-H” que juega con la correspondencia entre las letras que forman el apellido del célebre compositor alemán y las notas musicales según la notación germánica de acuerdo con la cual, equivaldría a la serie “Si bemol – La – Do – Si natural”. Se trata de un motivo utilizado con profusión por el propio J.S.Bach como una especie de juego críptico y que luego han continuado muchos otros compositores desde Schumann o Liszt hasta el propio Schnittke o John Zorn, pasando por Poulenc o Webern. El homenaje de Pärt consta de tres movimientos, el primero y el último de los cuales se basan en la serie de notas citadas tomando el central la inspiración de la “sarabande” de la “Suite Inglesa No.6 en re menor” del propio Bach. La composición data de 1966, periodo en el que el autor aún jugaba con planteamientos serialistas lo que se nota especialmente en el segundo movimiento.

“Toccata” – Asistimos a un cambio radical respecto a lo que escuchábamos en la obra anterior. Nos revela aquí Pärt una versión muy diferente de su música, vibrante, tensa, con un aire al Bernard Hermann de “Psicósis”, cortante y afilado como pocas veces pero tremendamente atractivo en cualquier caso.

“Sarabande” – La aparición del oboe y el clave, así como la propia melodía delatan el homenaje a Bach que aquí se contiene. Sin embargo, tras la exposición del motivo principal asistimos a una poderosa deformación del mismo a cargo de las cuerdas y el piano. Recuperamos instantes después otro de los temas del compositor de Eisenach sólo para volver a asistir a una nueva transformación, esquema que se repetirá una vez más en el movimiento.

“Ricercare” – La más breve de las tres partes de la obra (no llega a los dos minutos de duración), opta por usar la orquesta en pleno para mostrarnos una pieza vigorosa aunque sin la intensidad y emoción del primer movimiento. Profunda y con un cierto aire cinematográfico también, concluye de súbito dejándonos con ganas de algo más.



Cerrando el disco encontramos la tercera sinfonía del compositor, obra que si habíamos comentado en una grabación reciente dirigida por el mismo Neme Jaarvi a quien Arvo Pärt dedicó la obra. Nos centramos aquí en la interpretación de la Ulster Orchestra dirigida por Takuo Yuasa en calidad de director invitado. Tanto la orquesta como el director tienen una amplia lista de grabaciones en Naxos centradas principalmente en repertorio contemporáneo. Su versión de la tercera sinfonía de Pärt es realmente brilante y luminosa adaptándose perfectamente a la que probablemente sea la partitura sinfónica más lograda de su autor.

Quizá no sea esta la grabación que un aficionado recomendaría para introducirse en la música de Arvo Pärt existiendo otras en sellos como ECM o Harmonia Mundi con mayor prestigio pero en nuestro caso fue un primer paso muy satisfactorio. Al margen de la orquesta y el director ya citados, intervienen como solistas al violín en “Tabula Rasa”, Leslie Hatfield y Rebecca Hirsch. Naxos es un sello con muy buena distribución y con presencia en los centros comerciales más conocidos y las grandes cadenas de tiendas de discos. Lo podéis encontrar, en cualquier caso, en los enlaces habituales:

amazon.com

arkivmusic.com

2 comentarios:

  1. Acabo de descubrir este excelente blog en donde la calidad y coherencia de los comentarios es difícil de encontrar hoy en día.
    Estupenda entrada.
    La introducción a cerca de los sellos de música clásica es así de cierta, anteriormente los discos de música clásica tenían unos precios totalmente desorbitados y prohibitivos. Soy un seguidor del sello Naxos y el mismo ha evolucionado mucho, desde su catálogo de músicos pasando por la maquetación de sus portadas de CD, todo y que se mantiene bastante fiel a su imagen de buen inicio. Hoy en día los precios de Naxos no son tan baratos como en sus inicios, pero en su catálogo se pueden encontrar auténticas maravillas. Algo muy parecido es lo que está pasando con Brilliant y Newton que están poniendo "patas" arriba el mercado de música clásica y que ha obligado a los grandes sellos discográficos a claudicar en su política de precios abusivos, incluso creando líneas económicas con el basto legado que tienen de grabaciones. Tanto Brilliant como Newton están reeditando material completamente descatalogado de Deutche Gramphon por ejemplo, grabaciones de primera calidad y con unos precios impensables, y que se están haciendo con el mercado discográfico.
    Este CD de Pärt que comentas lo tengo hace años, y la grabación es realmente buena. Buena aportación de datos que se han llevado a cabo.
    Enhorabuena por el blog.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Por diferentes motivos, los aficionados a la clásica y al jazz están de enhorabuena en los últimos tiempos por la cantidad de música a buenos precios que se encuentra en las tiendas. Algo muy significativo cuando por todas partes se habla de crisis en la industria musical.

    Un saludo y gracias por comentar.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...