domingo, 3 de noviembre de 2013

David Peña Dorantes - Sur (2002)



Las músicas más populares han vivido durante siglos de la voz y de los instrumentos más sencillos, aquellos cuyo aprendizaje puede hacerse de un modo casi autodidacta, no demasiado caros y fáciles de mantener. Por ello, casi todo el folclore se ha nutrido de guitarras, flautas, violines, percusiones, etc. No pretendemos afirmar que sea sencillo tocar un violín pero por cuestiones de espacio, mantenimiento, transporte y demás, es evidente que es un instrumento mucho más “cómodo” que un contrabajo, por ejemplo, y más aún si hablamos de intérpretes aficionados que son los que han mantenido las tradiciones de todas las músicas de raíz durante décadas y décadas.

Probablemente no haya otro motivo que explique la escasa presencia de un instrumento como el piano en el flamenco, género que ha vivido siempre ligado a capas sociales de un poder adquisitivo generalmente bajo o muy bajo. Afirmamos esto porque nos parece claro que, cuando un pianista interpreta flamenco, el resultado suele ser magnífico revelándose éste como un instrumento particularmente adecuado para los ritmos, melodías e inflexiones del género. Existe muy poco repertorio flamenco para piano. Las transcripciones de compositores clásicos como Falla o Turina son excepciones y, en todo caso, no son tampoco música creada ex profeso para el instrumento sino adaptaciones. En el terreno de los intérpretes, tampoco han sido demasiados los pianistas que han optado por el flamenco y aunque ha habido nombres como los de Felipe Campuzano o Chano Domínguez que podrían entrar en la categoría relajando mucho el criterio, ninguno es comparable al que hoy tenemos en el blog.

David Peña Dorantes es un sevillano de Lebrija que pertenece a una familia con ascendentes flamencos de categoría desperdigados por todo su árbol genealógico siendo quizá el más conocido de ellos el cantaor Juan Peña “El Lebrijano”. Desde muy pequeño era inevitable que se interesara por la música y tocó la guitarra antes de pasar al piano ingresando en el Real Conservatorio Superior de Música (en alguna biografía se puede leer que fue el primer gitano en cursar estudios universitarios de piano, armonía y composición) obteniendo la base teórica y técnica que junto con su bagaje familiar le iba a convertir en uno de los músicos más interesantes de todo el panorama nacional. No todo fue fácil de todas formas. Dorantes crea su primer espectáculo bajo el título de “Orobroy” con el apoyo, entre otros, de Yehudi Menuhin pero tiene que ir a Francia para estrenarlo en el entorno del Festival de Arte Flamenco de Mont de Marsan en 1996. Allí obtuvo un triunfo absoluto y sólo después de eso, consiguió actuar por primera vez en España durante la Bienal de Flamenco de Sevilla. La aceptación de su espectáculo fue total por parte de todo aquel que asistió al mismo, tanto aficionados como críticos y gracias a ello, en 1998 “Orobroy” pasó de ser un espectáculo en directo a convertirse en un disco maravilloso del que tendremos tiempo para hablar en el blog más adelante.

“Orobroy” llama la atención del productor francés Hughes de Courson, famoso por sus mezclas entre músicas tradicionales de diversas partes del mundo con autores clásicos (Bach y la música africana, Mozart y la egipcia o Vivaldi y la música celta entre otros) quien se ofrece para producir el próximo disco del pianista lebrijano. La mayor parte del disco se grabó en París y Dorantes contó con un grupo de músicos del mundo flamenco realmente notable al que se unieron algunos artistas invitados y la Orquesta Sinfónica de Radio Sofía que le da una nueva dimensión al sonido del pianista. Los créditos completos del disco incluyen a David Peña Dorantes (piano), Manuel Nieto (bajo), Tino di Geraldo (batería, percusiones), Tete Peña (cajón, tinaja), Manuel Soler (palmas), Nacho Gil (saxo), Theodosii Spassov (kaval –flauta de origen búlgaro-), Giorgi Petrov (gadulka –especie de violín de la misma procedencia-), Jesús Sancho y Chiqui Fernández (violines), Rafael Fernández (viola) y Gretchen Talbot y Álvaro Fernández (cellos). Se añade un coro de niñas búlgaras en una de las piezas y la aparición especial de la cantaora Esperanza Fernández en otro de los cortes.



“Sur” – Un quinteto de cuerdas abre el disco con una melodía que nos recuerda al Adiemus de Karl Jenkins pero en cuanto empiezan a sonar el cajón y las percusiones acompañando al piano de Dorantes entramos en un mundo absolutamente diferente. El saxo dibuja entonces una melodía arrebatadora que, de algún modo, nos remite a artistas tan grandes como Paul Winter. A partir de ahí llega una locura en la que se combinan ritmos flamencos con melodías de incierta procedencia y empieza el recital del bajo y el piano, desbocado, incontenible en una fiesta llena de emoción. El sonido del kaval en la parte final rompe cualquier frontera que quisiéramos imponernos y nos acompaña hasta el final, en un climax de gran intensidad.

“La danza de las sombras” – Continuamos con un tema que contiene flamenco y aires jazzisticos casi al 50%. Sensacional la sección rítmica (percusiones, bajo y palmas) dando la réplica al piano en estado salvaje de Dorantes, magnífico en todo momento.

“Caravana de los Zincali” – El piano dibuja una preciosa introducción que no tarda en adornarse con flautas, percusiones y la primera aparición de la orquesta en pleno. Escuchamos entonces un precioso coro infantil entonando una melodía de gran belleza. Con la entrada de la batería y el bajo tenemos ya todos los elementos que integran la pieza. El talento de Dorantes se muestra aquí en todo su esplendor en una composición que muestra una gran cantidad de elementos manteniendo un equilibrio que no siempre es fácil de alcanzar. Podéis escuchar una versión en directo a continuación:



“Niñez” – El Dorantes más personal e íntimo tenía que aparecer por fuerza en un tema con un título como este. Escuchamos aquí un solo de piano del músico de reminiscencias flamencas pero formas impresionistas demostrando que está sobrado de recursos y referencias lo que hace que su música, pese a estar sólidamente enraizada en un género tan específico como el flamenco, trasciende todas las clasificaciones.

“Barrio Latino” – Desde el título intuimos ya por dónde van a ir los tiros en la siguiente pieza y no nos equivocamos. Dorantes abandona por un momento su música para introducirse en los ritmos latinos del otro lado del Atlántico y lo hace de forma magistral sin desentonar lo más mínimo consiguiendo hermanar músicas con pocos puntos en común a priori.

“Batir de alas” – Segundo de los temas del disco con presencia de la orquesta aunque muy diferente al anterior ya que aquí su papel aparece más subordinado al piano que en la primera ocasión. La pieza tiene un cierto aire cinematográfico y encontramos alguna relación siquiera lejana con músicas que también proceden del continente americano (quizá a nivel subconsciente nos evoque a alguna banda sonora de Pedro Aznar pero no terminamos de identificarla). Una gran pieza, en todo caso, a sumar a un buen número de ellas que hemos podido escuchar ya en “Sur” a estas alturas.

“A ritmo de berza” – Tras unas cuantas piezas en las que Dorantes se ha adentrado por caminos diferentes al flamenco, retorna aquí a sus orígenes en una excelente composición por bulerías plena de ritmo y duende (sea lo que sea esto último).

“Di, di, Ana” – Llegamos a una de las dos únicas piezas del disco que no están compuestas por David. En este caso es obra de Pedro Peña Fernández, padre del pianista y hermano de “El Lebrijano”. Se trata de una canción intensa y trágica interpretada magníficamente por Esperanza Fernández. Quizá nuestra pieza favorita de todo el trabajo junto con el corte inicial.



“El mentidero” – Escrita por Pedro Peña Dorantes, es otra pieza flamenca en la que podemos reconocer ritmos latinos mezclándose con los propios del género (tanguillos, si hacemos caso a quienes entienden de esto algo más que nosotros).

“De pan y miel” – Despidiendo el trabajo tenemos otro precioso corte jazzístico con toques latinos (Lito Vitale pulula por ahí en algún momento). Sólo piano y batería son empleados en una pieza tranquila, pausada y con un punto de intrascendencia si la comparamos con el resto de un disco soberbio.


La música de David Peña Dorantes tiene la esencia del flamenco más puro, aunque aparezca oculta en el piano. Fuera de nuestro país, lo catalogan de jazz, new age, world music y demás etiquetas en las que cabe todo aquello que no entra en los 4 o 5 estilos principales pero tampoco debe sorprendernos cuando aquí hemos hecho lo mismo con la música celta por poner un ejemplo. “Orobroy” fue un disco impresionante que abrió un camino cuyo destino estamos aún por descubrir pero “Sur” supuso una evolución sorprendente, una apertura en términos estilísticos que ampliaba radicalmente el panorama de la música de su autor que no era simplemente una curiosidad que hacía flamenco al piano sino un músico que se encontraba en un escalón superior a la mayoría. Que utilizó su lengua natal para darse a conocer pero que demuestra manejar muchos más idiomas que le permiten entenderse con músicas de la más variada procedencia. Ni que decir tiene que en el blog tenemos a Dorantes por uno de los 5 o 6 músicos españoles más interesantes y con un potencial más prometedor. Si aún no lo conocéis, os recomendamos este “Sur” sin ninguna duda. Se puede adquirir en los enlaces acostumbrados:


Magnífica versión en directo del tema central del disco para despedir la entrada:

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...